Netflix y el futuro sostenible

Cuando los productos se convierten en servicios, el modelo de negocio deja de ser venderte el proximo artilugio. Pasa a ser sobre la durabilidad, reparabilidad, y sostenibilidad.

Con esta frase comienza Ben Schiller su articulo en FastCompany.com; en dos lineas nos muestra lo que podría ser el futuro de la economía mundial y la forma de hacer negocios predilecta de las empresas. La tendencia pasa de vender un producto físico que genere ganancias por unidad al salir al mercado, a percibir ingresos a través de los servicios ofrecidos.

La empresa que sea dueña de un producto esta en la mejor posición para mantenerlo y reusarlo.

El modelo económico que toma al producto como servicio lo toman a pecho en empresas como Spotify. Por muchos años los aficionados de la música preferían ser dueños de los medios físicos que les permitan disfrutar los éxitos de sus artistas favoritos, una colección discográfica era en sí una pequeña fortuna  ocupando un rincón en cada hogar. Sin embargo, con la llegada de Spotify ofreciendo una gran colección musical que puedes disfrutar con solo un toque y pagando una módica suma mensualmente, muy poca gente elegiría seguir comprando música en formato físico. Lo mismo ocurre con Netflix, que no deja de crecer ofreciendo un servicio de calidad e infinidad de contenido por menos de 15$ al mes.

La tendencia a ofrecer servicios en vez de productos no es solo para la música, series y películas, el proceso de “desmaterialización” puede verse en muchas áreas más. Ahora podemos almacenar nuestros datos en la nube en vez de nuestros discos duros y empresas como Uber y Zipcar ofrecen servicios de transporte.

También se ve en el mundo de las oficinas. Se pueden alquilar alfombras de oficina por mes, alquilar un servicio de iluminación gracias a Phillips, neumáticos por kilometros de Michellin, o imprimir por hoja. Ademas, es posible alquilar ropa, bicicletas por minutos, lavadoras, y muchos otros servicios más. Lo destacado de todos estos servicios es que en algún momento fueron vendidos como productos, desperdiciando los recursos limitados del planeta, pero al ser ofrecidos como servicio, las empresas pueden diseñar y planear la mejor forma de utilizar la materia prima, ya que así, es más rentable para ellas.

Lo importante de todo este cambio en el modelo de negocio de muchas empresas, es que facilita la llamada economía circular, permitiendo hacer un uso más eficiente de los recursos. Bajo el modelo de ventas de productos, las empresas podrían estar tentadas a diseñar lo que venden con un tiempo de vida limitado, para que el consumidor tenga que comprar uno nuevo cada cierto tiempo. Pero, cambiando a un modelo donde el producto es el servicio, el interés cambia a que los productos sean más duraderos, usen materiales más limpios y sean fáciles de reparar o reutilizar, ya que el grueso de los ingresos vendría del pago mensual por el servicio que se ofrece.

Es un Ganar-Ganar para la empresa, para el consumidor y sobretodo para el planeta.

Por ultimo, este tipo de modelo permite a las compañías e individuos invertir en equipos mas sostenibles y eficientes, como paneles solares. Al vender la energía solar como un servicio, empresas como SolarCity y SunRuns convencieron a millones de personas hacer el cambio a solar.

Visto en FastCompany.com

 

Deja un comentario