El investigador asociado en el laboratorio de Michael Free, llamado Prashant Sarswat utiliza su idea fue utilizar un microondas casero o de la cafetería para la producción de CZTS. El CZTS se conoció en 1967 y fue identificado como un material idóneo para material fotovoltáico en 1998. Originalmente, un proceso de múltiples pasos que tomaba entre cuatro a cinco horas se requería para crear la delgada película de los cristales. El proceso fue mejorado gracias a una síntesis coloidal, que produce cristales en menos de hora y media.

sarswat miller celdas solares

Este profesor de ingeniería metalúrgica en la Universidad de Utah, utilizó los nanocristales “de tinta” de CZTS resultantes para construir paneles fotovoltáicos con “confinamiento cuántico”, característica que los hace versátiles para diferentes usos. Los cristales que se cocinan en el microondas están libres de metales tóxicos como cadmio y arsénico y son mucho más baratos y asequible que metales raros como el indio y galio. Sarswat informa sobre cómo el proceso de microondas evita reacciones secundarias no deseadas y logra cristales uniformes de CZTS, un calcogenuro cuaternario también conocido como amortiguador fotovoltáico tipo p.

celda solar microondas

Las células solares que usan la tecnología CZTS han conseguido un récord de efectividad del 11,1%. Puede que no parezca mucho en comparación con otros avances en el campo solar, pero si tenemos en cuenta que es mucho más barata su producción, puede que una eficiencia más alta no sea lo más importante por su bajo coste de producción y hasta al alcance de todos.