Una de las tecnologías más disruptivas de las últimas décadas, es la Blockchain o Cadena de Bloques. Creada como parte de la incepción de la criptomoneda Bitcoin, en 2009, cada día se le encuentran nuevas aplicaciones. Algunos consideran que su desarrollo tendrá mayor trascendencia que la propia Internet.

De acuerdo al BBVA Research, la Blockchain “es una contabilidad pública cliente a cliente (peer to peer- P2P) mantenida por medio de una red distribuida de computadores que no requiere de autoridad central o de terceras partes que actúen como intermediarios”.

Según un “white paper” del Sutardja Center for Entrepreneurship & Technology de la Universidad de California en Berkeley, la Blockchain es, esencialmente, “una base de datos distribuida de registros o registro público de todas las transacciones o eventos digitales que han sido ejecutados y compartidos entre las partes participantes. Cada transacción en el libro mayor público se verifica por consenso de la mayoría de los participantes en el sistema. Y una vez grabada la información nunca puede borrarse. La cadena de bloque contiene un cierto registro verificable de cada transacción realizada.”

Técnicamente, para Andreas Antonopoulos “La estructura de datos de la cadena de bloques es una lista ordenada, enlazada hacia atrás en el tiempo, de bloques de transacciones… Los bloques están enlazados, cada uno referenciando al bloque anterior de la cadena. Cada bloque dentro de la Blockchain se identifica mediante un hash (clave única o nonce), generado utilizando el algoritmo criptográfico hash SHA256 en la cabecera del bloque. Cada bloque también hace referencia a un bloque anterior, conocido como el bloque padre, a través del campo “hash de bloque anterior” en la cabecera del bloque”.

A pesar de lo relativamente reciente de esta tecnología, ya se habla de una Blockchain 1.0, una Blockchain 2.0 y una Blockchain 3.0.

Blockchain

La Blockchain 1.0, se refiere principalmente a la primera aplicación de la cadena de bloques, es decir, la creación y uso de la primera moneda verdaderamente virtual del mundo, el Bitcoin. Esta debería permitir racionalizar las transacciones, mejorar el intercambio y demostrar la capacidad de un sistema monetario para convertirse en más eficiente cuando se ejecuta en una cadena de bloques en lugar de su red logística actual.

La Blockchain 2.0 se relaciona con los conceptos de contratos inteligentes (smart contracts), emisión de documentos de identidad, prueba de propiedad de activos / propiedad inteligente, desbloqueo de capital mediante la tokenización de activos no utilizados y subutilizados,

Y, la Blockchain 3.0 se vincularía con la habilitación eficaz, efectiva y transparente de la gobernanza y la asignación de recursos; la provisión y gestión eficientes de los bienes públicos mediante la acción colectiva; y, por último, las oportunidades y desafíos del Bitcoin y la postura del Blockchain para la aplicación de la Ley.

En vista de que se lo que más se ha hablado hasta ahora es del Bitcoin y la llamada Blockchain 1.0, nos dedicaremos más, en esta oportunidad, a las Blockchains 2.0 y 3.0.

Contratos inteligentes

Con respecto a los contratos inteligentes, hay quienes plantean que si se piensa en la Blockchain como un sistema operativo de datos, entonces los contratos inteligentes son su aplicación estrella. Los contratos inteligentes añaden lógica y reglas complejas encima de una cadena de bloques que puede automatizar la gestión de contratos tradicionales y digitalizar el mundo que nos rodea de la misma manera que las aplicaciones como Uber están automatizando la necesidad de sacar la mano en el aire para solicitar un taxi.

Además, se afirma que no se puede hablar del futuro de la Blockchain sin explicar el papel que jugarán los contratos inteligentes. Si el mundo va a funcionar en una cadena de bloques, gran parte de ella dependerá de contratos inteligentes para ejecutar los intercambios de datos y programar en reglas para gobernar cómo funciona cada acuerdo de código activado. Los contratos inteligentes son también un mecanismo flexible que puede servir como intermediario de cadenas de bloques para todo tipo de acuerdos e intercambios de datos, hasta algo tan simple como verificar la identidad de alguien para asegurarse de que está en una edad legal para beber.

Sobre el tema de la emisión y control de los documentos de identidad, la falta de acceso a los documentos de identidad emitidos por el gobierno (como los que verifican un nacimiento registrado, estado civil o ciudadanía) es un factor crucial que contribuye a una serie de problemas sociales. Dado el tamaño y la gravedad del problema, varios gobiernos y organizaciones no gubernamentales han intentado desplegar tecnologías digitales para ampliar el registro y la identidad y aumentar el acceso a los derechos y servicios a menudo vinculados a la posesión de un documento de identidad verificable. La Blockchain puede contribuir a eso.

Acerca de la propiedad de activos, el economista peruano y activista contra la pobreza Hernando de Soto (2000) encontró que miles de millones de las personas que operan en la “economía informal” del mundo en desarrollo estaban sentados en casi 10 trillones de dólares en “capital muerto” por falta de un título legal formal de esos activos. La Blockchain podría ayudar a romper este ciclo. Elementos claves de propiedad podrían ser registrados en una contabilidad de cadena de bloques, insertando un hash o clave de los datos pertinentes en una transacción y ser usados para operaciones bancarias como créditos. Países de todo el mundo, desde Suecia hasta Dubai, Georgia, Gran Bretaña, Honduras e India, están comenzando a aceptar o probar la tecnología en sus registros de propiedades nacionales.

Sobre la habilitación eficaz, eficiente y la transparencia de la gobernanza y la asignación de recursos, hay una multitud de cuestiones que impiden una gobernanza eficiente y eficaz y transparente, la Blockchain brinda muchas oportunidades para mejorar y superar las ineficiencias, insuficiencias y prácticas corruptas de los gobiernos centralizados, así como de las entidades y la mejor administración de los recursos públicos por parte de los gobiernos centralizados.

Estas son solo algunas de las aplicaciones que hasta ahora se han avizorado que pueden realizarse a través de la tecnología de la Blockchain. Es por ello que es imprescindible comenzar a su implementación en todos los países: ricos y pobres, desarrollados y no desarrollados, para de esta manera, aprovechar las ventajas que brinda el uso de la misma.

 

Maracaibo, 07 de octubre de 2017
Econ. Efrén Gutiérrez                      – @efrengut                         – efrenguti@gmail.com